¿Y para cuando el segundo?

“Oye mamá, ¿y para cuando el segundo bebé?”

“Ya es hora que le des un hermanito”

“Ahora les toca el nene”

Desnudo mi tristeza en este pequeño escrito…

Recuerdo las veinte semanas de progesterona, los largos descansos en el hogar y la incertidumbre del nacimiento de mi cría. Un proceso de gestación sin ningún disfrute como las demás personas acostumbran. Sin “baby shower” porque ¿para qué? Si la cría podía fallecer en cualquier momento y duele mucho tener que con tristeza guardar en la caja de los recuerdos lo que podía haber sido para tu bebé.

Así viví mi gestación, entre la tristeza y la frustración, entre el

miedo y la angustia. Quise emocionarme en muchas ocasiones y disfrutarme como mujer gestante y poderosa. Sin embargo, durante treinta y seis semanas solo brillaba la ilusión de ser mamá por segunda vez.

Mientras me preguntan o comentan para cuando el segundo bebé pienso en largas noches desvelada soñando con una historia distinta. Quisiera ser la mamá de dos solecitos, dos niñas felices. Quisiera ser la mamá con fotografías felices en su proceso de gestación. Quisiera ser la mamá que pudiese contarles a sus hijas lo emocionante que fue darles vida. Sin embargo soy aquella mamá vulnerable que vive con ansiedad de perderse y perder a su querida hija.

Cuando me preguntan o comentan para cuando el segundo bebé, solo pienso en que mientras ustedes ven una niña risueña, a su lado yo veo a su hermana mayor, guiándole desde otros cielos donde ella vive. Yo veo a una mamá que tiene dos hijas, una a su lado y otra en sus recuerdos.

.

.

.

Serlyd Sisi Díaz.

Se podría escribir sobre esta pregunta miles de historias, pues la historia de una es la historia de todas.

Resulta que me hacen la pregunta y siempre acompaña la exclamación "no puedes dejar sola a la nena" y realmente no esta sola. Nos tiene a nosotros su madre y su padre, tiene a muchas primas maravillosas. Algunas de su edad otras más grandes, pero igual de maravillosas. A veces la gente quiere imponerle a una las prioridades de la sociedad, pero una tiene que estar bien clara de lo que quiere y no perder la conexión con la cuerpa. Eres perfecta con lo que desees.

Y no soy egoísta al querer tener una niña sola, pues le quiero dar todo el amor, el cariño y la calidad de mi tiempo que merece. Al momento no quiero otro bebé, yo lo elijo así. Porque un segundo bebé tiene que ser querido o no será.