Marea Alta

Se me subió la marea,

entonces recordé lo lunática que he sido y que seré.

Se me subieron las aguas,

y entre un torbellino sereno y dormido,

dentro de mi mar nada en paz mi pez.

Se me subió la marea,

y donde mi mar se junta con el río,

las piedras susurran que puede correr peligro.

¿Peligro?

Yo que siempre he sido protegida por la diosa del mar.

Soy isleña;

Costeña.

estoy segura de que mi pez vive risueña;

feliz en mi propio mar.

Se me subieron las aguas,

mi niña,

pero diles que tú estás hecha del mar;

que eres hija de dos tierras caribeñas.

Llevas por nombre Marea,

y con mucho aché mis olas vas a aguantar.

Escribí estas palabras o “poema” con 8 meses de gestación, cuando me detectaron con exceso de líquido amniótico. Este diagnóstico pudo haber puesto en riesgo mi embarazo y/o nuestro parto. Ya acabando la travesía, comencé a recibir cuidados de embarazo de “alto riesgo”. Aún recuerdo el miedo que sentía al escribir esto... mucho miedo, pero también esperanza de traerle con bien a este plano y así fue.