"Mamá ¿tú ama a ti?"

"Mamá ¿tú ama a ti?" esa pregunta me la hace mi hije de 2 años y 7 meses por lo menos 10 veces al día. Siempre entiendo lo que quiere decir, dice en realidad "mamá yo amo a ti" pero no, no se nada en verdad. Siempre respondo, "sí Lucas yo te amo a ti".

Últimamente cada vez que me dice eso, casi siempre en un tono de pregunta, me estremesco un poco, como una pequeña sacudida del suelo y me hago consciente de lo que me está diciendo; me pregunta si yo me amo a mi . ¿Ya les dije que no se nada? ¿todo es especular?

"Sí, mi amor, Yo me amo a mi" y también "yo te amo a ti" le respondí envalentonada en esto días. Me hizo reflejos, y entonces no puedo dejar de pensar en cuanto, si eso es cuantificable, me he amado a mí en mis 27 años de vida. Me hago memoria de tantas veces en las que no me amo a mí. Me afirmo amándome ahora como no me supe antes y como no sabré después. No sé como es eso de que un niñe mío me ande cuestionando así los méritos en el amor. No hay consecuencia más cruda para mi que mi propia verdad esa que me sé decir. Y la que no, la que no digo en voz alta la que me lleva siempre a ese temblor tras la vocesita de mi luz decir así "Mamá, tú ama a ti, ¿verdad?". Eso último, ese verdad interrogativo, me detuvo con un espejo de frente hueco de mí como un reflejo profundo rodeado de juguetes y bloques de colores y caballito de madera.

Es verdad, es todo esto pura especulación. En ese trance de mí misma, que es un repetir y ensayar; no tengo certeza de nada. Aunque si que estoy segura de algo y es de que mi hije me pregunta más de lo que me creo capaz de creer.