Esto es una invitación

Esto de matertransmutar, es una invitación.

Bueno, si vamos al sentido más literal de la palabra puedo definir 'Matertransmutar' por secciones, es decir, 'mater' que significa 'madre', y 'transmutar' que significa 'convertir algo en otra cosa'. Entonces digamos, que matertransmutar se traduce como, ''madre en transformación''.

Sin embargo, si le damos otra mirada, podemos remontarnos en mater como el inicio, el comienzo, que si se potencia, es capaz, de convertirse en la esencia de algo nuevo, de una creación de posibilidades. Y cuando hablamos de posibilidades, es donde podemos pensar en la transmutación, comprendida como un proceso de cambio, por el cual, esas posibilidades se potencian para construir algo único y transformador.

Lo que intento con estás definiciones de 'Matertransmutar' es que puedan visualizar lo que significa para mí este espacio, y el porque le he nombrado de ese modo.

Desde el momento en el que decidí ser madre, sabía que entraba en un viaje a mi interior, muy profundo. Y este vuelo en el que me encontraría, me enfrentaría continuamente con muchas de mis posiciones y filosofías como mujer y como feminista. Sabía que asumiría una responsabilidad de gestar y criar, enmarcada, pero no definida, en un sistema patriarcal, que nos delega los cuidados a las mujeres y nos pretende mantener en el ámbito de lo privado y lo doméstico.

Sumado a todas las construcciones sociales y familiares que una carga, el optar por la lactancia, criar con apego (también como postura política) y quedarme en casa durante casi un año entero, cuidando de otra persona, a veces más de los que me he cuidado a mi misma, no me ha dejado para nada absuelta de contradicciones.

A raíz de estos pensamientos, acciones, decisiones y posicionamientos, me surgía y aún me surge, la necesidad de escribir, de documentarme en un proceso continuo de transmutación personal. Reconociendo que son asuntos que repercuten en mis realidades como mujer y en las posibilidades de apoderamiento que tengo.

A la luz de esto, es que concibo este espacio como uno para contar las historias que surgen de los procesos de gestación, crianza, y transformación. Haciendo desde las perspectivas, experiencias y voces de mujeres, que como yo, han asumido gestar y maternar, pero no solamente en el sentido biológico y reproductivo que nos dicta la sociedad. Es decir, un espacio que sirva de catalizador a mujeres que quieran contar de sus procesos de creación y gestación de proyectos, que se planteen desde el feminismo y que atiendan a las experiencias desde las voces de un nosotras.

Mientras todo esto se va construyendo, sigo fiel a escribir cada semana, también como un acto de resistencia personal, de compromiso con las mujeres que me leen, de validación de las experiencias y de libertad.

La maternidad, ha sido una oportunidad de despertar, una invitación a abrir los ojos de un modo diferente, a sentir distinto a como lo hacía antes, a asumirme dentro de los discursos que me eran ajenos y a comprender mejor cuán violentos son los roles que se nos imponen a las mujeres.

Desde mis privilegios sé, o creo saber, que todo lo que que hago, escribo, o les cuento puede ser un puente. Una red, que me una a otras mujeres, que nos deje encontrarnos, para construir nuevas formas de ser mujeres, madres y feministas.